sábado, 22 de abril de 2017

La misteriosa Plaza Sant Felip Neri de Barcelona

Una de las joyas escondidas de Barcelona, y en particular del Barrio Gótico de la ciudad es la pequeña y misteriosa Plaza de Sant Felip Neri, la cual recibe su nombre por la iglesia barroca del siglo XVIII de nombre homónimo que la preside.

Aunque es un enclave pequeño y bastante escondido, no por ello deja de tener un buen puñado de historia, como por ejemplo el de su construcción, ya que fue erigida sobre un antiguo cementerio medieval de la ciudad Condal, pero posiblemente los sucesos más famosos y misteriosos que envuelven a esta plaza son los que están grabados a fuego en las paredes de la iglesia de dicho lugar.

Paredes con marcas de metralla 

Estos «grabados» no son otra cosa que marcas de metralla, o de disparos producidos por el bando nacional durante la Guerra Civil Española. Hoy día existen dos versiones sobre estas marcas.

La primera, es en la que se explica que las marcas son fruto de que durante la Guerra Civil Española se fusilaban a personas apoyándolas contra la pared de la iglesia, y la segunda, y a mi parecer más verosímil, es que las marcas fueron la secuela de un bombardeo de la aviación del bando nacional, el cual  prácticamente destruyó por completo la plaza y las casas adyacentes el 30 de enero de 1938, y que aparte de los daños materiales causó cuarenta y dos víctimas mortales, en su mayoría niños que habían ido a refugiarse a los subterráneos de la iglesia.

Gente apoyada en la pequeña fuente de la plaza

La reconstrucción de la plaza después de esta gran tragedia ‒tanto humana como material‒ fue dirigida por el arquitecto catalán Adolf Florensa (Lleida 1889 – Barcelona 1968) que decidió mantener las marcas en la fachada de la iglesia como recuerdo a la barbarie que es la guerra, construir una pequeña fuente de base octogonal  y adaptar dos fachadas de estilo renacentista en los edificios que rodean la pequeña placita. Actualmente uno de los edificios está dedicado al museo del calzado de Barcelona.


Como consejo de un amante del arte y la historia, os recomiendo que si estáis de paso o sois residentes de Barcelona y tenéis tiempo, os acerquéis hasta éste pequeño oasis, os sentéis en el borde de la pequeña fuente y os dejéis llevar por la historia y por el silencio que normalmente existe en el lugar.

Músico itinerante amenizando el lugar

2 comentarios:

  1. jajaja y ademas el cantante resulto tiznado en el bombardeo....

    ResponderEliminar
  2. No veo normal el anterior comentario. Por una parte por la historia y muertes que hubo en la plaza y por otra , la persona que está en un hombre negro, no " tiznado "..Creo que hemos de ser más respetuosos.

    ResponderEliminar