domingo, 26 de marzo de 2017

Musa ibn Musa, el tercer rey de Isbaniya (España)

Día 26 de febrero del año 862 de nuestro Señor, Tudela.
En su lecho, yace el cadáver del último gran hombre de la dinastía “Banu Qasi” o “hijos de Casio”. Su nombre era Musa ibn Musa al Qasaw nacido cerca del año 800. Hijo de Musa ibn Fortún y bisnieto del conde Casio, el cual abrazó la fe islámica, cuando vio que la conquista musulmana de la península Ibérica era un hecho irrefutable. De esta manera conservó sus posesiones en la zona del Ebro, y se transformó en uno de los primeros nobles conversos de Hispania, y en una de las primeras familias de mulaidíes (cristianos conversos al Islam).
Musa ibn Musa, jefe de los Banu Qasi
Musa había sido malherido en la batalla de Guadalajara, un conflicto menor si se comparaba con las decenas de batallas que había librado durante su vida.
Emparentado, por consanguinidad y matrimonio con la familia noble cristiana Aritza de Pamplona, ya que era medio hermano de Iñigo y Fortún Iñiguez de Aritza, y a su vez estaba casado con Assona de Aritza.
Cuando Abd-al Rahman II ascendió al trono del emirato de Córdoba, decidió encargar a Musa el gobierno de Tudela y su comarca. Abd-al Rahaman II, sabía que era gran conocedor del territorio, y que no le sería difícil moverse por aquellos lares.
Dominios de Musa ibn Musa en la mitad del Siglo IX
Su primera gran batalla, fue prestando ayuda a los Aritza en el año 824, cuando los francos al mando del conde de Aznar y el conde de Eblo, atacaron Pamplona por mandato de Ludovico Pío, que pretendía recuperar la Marca Hispánica Occidental.
Los señores francos, saquearon Pamplona, y mataron a parte de la población local. Lo que no esperaban es que a su vuelta se encontrarían con los señores de Aritza, junto a los Banu Qasi, que les inflingieron una dura derrota en la batalla de Orreaga (de la que se dice, fue la batalla real de Roncesvalles, y no la de la Canción de Roland).
Los dos condes recibieron suerte dispar, mientras el conde de Aznar, fue devuelto a la Gascuña por el parentesco, con los navarros. El conde de Eblo fue enviado a Córdoba como presente, y como mensaje de las buenas relaciones entre navarros y musulmanes.
Durante los años venideros, las relaciones entre los Banu Qasi y el emirato cordobés siguieron siendo fructíferas y de ayuda mutua. Musa apoyó a Abd al Rahman II, en las diferentes expediciones contra Álava en los años 824, 825 y 837.


Su fama, poder y carisma iba en aumento, en 841 combatió en la vanguardia y dirigió a las tropas musulmanas en contra de los cristianos del Pirineo, donde obtuvo diferentes victorias.

Todas estas buenas relaciones, terminaron abruptamente en 842, al entrar en un enfrentamiento personal con Al-Mutarrif, uno de los hijos del Emir de Córdoba. Al cual le negó su participación en una razzia (ataque relámpago de caballería) contra Pamplona.
Al-Mutarrif, al llegar a Córdoba ciego de ira pidió a su padre el Emir, que nombrase walí (gobernador) de la Marca de Zaragoza Harit ibn Bazí, y que le encargase hostigar a Musa hasta acabar con él.
Las primeras victorias cayeron de parte de Harit. Venció a Musa al Qasaw cerca de la población de Borja, lo persiguió hasta Tudela donde lo sitió. La única salida que le quedó al jefe de los Banu Qasi, fue entregar la plaza para salvar la vida, y huir pies para que os quiero hacia Arrendó, donde volvió a ser cercado sin misericordia.
No tenía salidas, no podía escapar, tan solo le quedaba la baza de sus familiares cristianos, y esa fue la que escogió. Solicitó la ayuda urgente de García Iñiguez de Pamplona.
Los pamploneses no tardaron en llegar, y junto a las fuerzas de Musa vencieron sin dificultad a los contingentes de Harit, haciéndolo prisionero junto a muchos de sus hombres.
Al año siguiente se concertó una amnistía, los Banu Qasi y los señores navarros firmaban la paz con el Emirato Independiente de Córdoba, y entregaban a los prisioneros como ofrenda de paz.
Musa y los Aritza, no eran gente de conformarse con poco, y la tregua fue fugaz. De nuevo hicieron enfadar al gran señor musulmán, y este encolerizado, desató el ataque más violento hacía Pamplona hasta el momento en el año 843.
Venció a los Banu Qasi, y a los cristianos. Musa había dirigido la caballería en la defensa de Pamplona, pero tuvo que huir a pie, ya que mataron a su caballo y el salvó la vida de milagro.
Finalmente, el jefe mulaidí se subyugó en Tudela al nuevo emir Muhammad I, y atacó a sus familiares cristianos de Pamplona junto a las fuerzas califales. Al fin se había dado cuenta de que era mejor unirse al reino más poderoso.
Soldados musulmanes de Al-Andalus 
Comenzó a granjearse las simpatías del nuevo emir, ayudándole en muchos conflictos, como el que sucedió en 844, cuando tuvo que batallar y defender Sevilla contra los bárbaros normandos.
Uno de sus combates más famosos, y que la literatura de las diferentes religiones no consigue unificar, fue contra el rey Ordoño I de Asturias. Según las crónicas cristianas el vencedor fue el rey cristiano, mientras que las crónicas musulmanas dijeron que el ganador fue Musa. Algo muy parecido a lo que ocurre hoy día, según el diario que leas.
Uno de los hechos ocurridos, y que hicieran que el mulaidí cada vez acaparase más poder, incluso llegándose a autodenominar “tertius regem d’Isbaniya” (tercer rey de España), fue que poco a poco abandonó la orbita de los reinos cristianos y fue acercándose más y más al poder musulmán.
Muhammad I pretendía tenerlo tranquilo y lo colmó de beneficios para comprar su lealtad, lo nombró gobernador de toda la Marca Superior, y Musa para defender sus posesiones construyó la fortaleza de Albelda. Situada al sur de Logroño.
Sus últimas batallas, se dirigieron contra la rebelión de los toledanos en 854, la que aplastó junto a Muhammad I en GuadalceteÁlava en 855 y Pamplona en 859.
Su última gran derrota, y la que más le dolió fue la acaecida contra Ordoño I en Clavijo, de la que salió herido, de no mucha gravedad. Dicha derrota fue utilizada por el emir, para desposeerlo de sus títulos y terminar con la tensión que producían los Banu Qasi en el territorio.
Como conclusión, Musa ibn Musa, fue un gran guerrero, líder y jefe de familia en lo concerniente a lo bélico, pero jamás supo utilizar la diplomacia, lo que acabó con él, y al cabo de los años con el poder de su propia estirpe para toda la historia.

martes, 14 de marzo de 2017

Vors v Zakone, los ladrones de ley y los principios de la Mafia Rusa

Las asociaciones en la sombra, siempre han llamado la atención de la sociedad, ya sean místicas, mafiosas, sectarias o de diferentes índoles. Tan solo hay que fijarse en el montón de películas de cine y obras literarias que han versado sobre ellas (El código Da VinciEl PadrinoNarcos, y un larguísimo etcétera).
Una de las asociaciones más en boga en la pequeña y gran pantalla, sin duda es la “Bratva” o “Mafia Rusa”, aunque en muchas ocasiones se permiten demasiadas licencias a la hora de representarla, y mezclan términos y simbología que no son del todo reales.
Cartel de Promesas del Este (Película sobre la mafia rusa)
Los primeros mafiosos rusos, por así llamarlos, fueron los “Vory v Zakone” o “Ladrones de Ley”, que existen desde la época zarista y han llegado hasta nuestros días.

Poniéndonos en antecedentes, en la Rusia de los zares, todo pertenecía a la monarquía y la población, casi todo campesinado, vivía en la más absoluta miseria. Muchos de ellos como modo de revolución y lucha contra el poder, se transformaban en asaltantes de caminos, ladrones y asesinos. Siendo en no pocas ocasiones, héroes para sus conciudadanos, ya que atacar y robar a gente de la administración real y sus posesiones, era como atacar directamente al zar de turno.

Su auge comenzó con la Revolución Rusa de 1917. En este caldo de cultivo social, los criminales prosperaron como jamás lo habían hecho, llegando a cotas de gremio, conocido como “Vorvskói mir” o “mundo de ladrones” y transformándose en una fuerza importante dentro de sociedad rusa.

En una ocasión, algunos de sus miembros intentaron asaltar a Vladímir Ilich Uliánov “Lenin”, este como represalia ordenó que no se tuviese piedad con ellos, y que fueran exterminados sin necesidad de juicio, y allí donde se encontrasen.




Simbología de la Bratva (Mafia Rusa)


Con el triunfo de la Revolución Bolchevique, y la creación de la URSS, sobre el año 1920, los poderes políticos comunistas comenzaron a estrechar el cerco sobre los vory v zakone.
La policía soviética, en un principio “La Checa”, NKUD y luego OGPU, fue extremadamente dura en sus persecuciones y sus intentos de acabar con este grupo de delincuentes. Cuando los vory eran capturados, si no eran asesinados en el acto, eran enviados a los temibles gulags, los cuales comenzaron a llenarse de ellos.
En el ambiente cerrado a cal y canto de estas durísimas prisiones, con condiciones infrahumanas, los grupos de estos criminales comenzaron a organizarse de una manera más jerarquizada, y fue cuando el concepto de vory v zakone nació como una auténtica mafia.
Crearon sus propios códigos de conducta, y sus leyes, las cuales tenían que cumplir todos los miembros de la organización como si fueran algo sagrado, ateniéndose a las consecuencias si infringían cualquiera de ellas.
Gulag ruso en Siberia
Algunas de sus normas eran tales como:
– El vor no tiene familia, y si la tiene, debe abandonarla.
– Su familia, son sus compañeros en la delincuencia.
– Los vory no son gobernados por ningún tipo de administración o poder, se gobiernan por si      solos.
– El vor, jamás debe vivir del trabajo, tan solo de las actividades ilegales y delictivas.
– El vor no debe consumir alcohol en exceso, ni jugar a juegos de azar de manera compulsiva.
– El vor debe ayudar en todo lo posible a otros criminales en problemas, y que pidan su ayuda.
– El vor debe aceptar, en cualquier caso, el castigo impuesto por la asamblea de ladrones,              siempre y cuando falte a alguna de sus leyes.
– El vor, jamás tendrá relaciones con ningún tipo de autoridad ni prestará servicio en las                fuerzas militares del estado.
Dentro de la organización, había y hay diferentes grados de poder, y que por norma general suelen ser representados por los tatuajes que tiñen los cuerpos de los miembros de este peligroso grupo.
Las estrellas en hombros, rodillas, codos vienen a ser similares a las graduaciones militares. A parte de ellos, existen otros tipos de tatuajes como por ejemplo el puñal en el cuello cuyo significado es, que el poseedor de esta representación en la piel ha asesinado en alguna ocasión y ofrece sus servicios como asesino, las campanillas quieren decir que el poseedor cumplió toda su pena en el presidiolos grilletes representan una pena de mas de cinco años, y la caras tatuada de algunos nos explican que no tienen esperanza de ser libres. Hay cientos de tatuajes diferentes con diferentes significados, y que no podríamos explicar en un solo artículo.
Las estrellas, típico tatuaje de los Vors
En época de Stalin y la II Guerra Mundial, acaeció un hecho que casi hizo desaparecer por completo a la organización. Stalin, desesperado por el gran número de bajas en sus filas durante la guerra, ofreció a muchos presidiarios entre ellos a los vory v zakone, que si luchaban en las filas del ejercito rojo a cambio obtendrían el beneficio de la excarcelación después de la contienda. Co
mo era de esperar, el durísimo líder soviético no cumplió con su palabra y al acabar la guerra todos los presidiarios que habían luchado por Rusia volvieron al gulag.
El líder soviético Stalin
Los vors que faltaron a una de las leyes fundamentales de su organización, fueron recibidos como traidores, y llamados perros. Estos antiguos miembros de la hermandad, crearon su propio grupo dentro de las cárceles, y disfrutaron de beneficios especiales por parte de las administraciones penitenciarias. Lo que paso después, fue una carnicería. Cada día, aparecían miembros de la organización de los perros asesinados de formas crueles y atroces, estos comenzaron a defenderse y se llegó al estado de guerra civil dentro de los gulags. Se cuenta, que llegaron hasta límites tan aterradores como el canibalismo, mientras tanto los funcionarios de prisiones hacían la vista gorda, pues para ellos tan solo eran trozos de carne humana, y mejor que se liquidasen unos a otros, que mantenerlos vivos y alimentados. Este acontecimiento, es conocido como “la guerra de los perros” y duró desde el 1945 al 1953.
Durante el régimen comunista, los vory v zakone fueron apagándose poco a poco, y su fama fue menguando de una manera cada vez más obvia. El fuego paso a las brasas, las cuales no terminaron de extinguirse del todo, tan solo esperaban el momento adecuado, y ese momento llegó con la caída de la URSS a finales de los ochenta y principios de los noventa.
Bandera de la Unión Soviética