viernes, 19 de enero de 2018

Furor Domini el conquistador más odiado del Nuevo Mundo

Nacido con el nombre de Pedro Arias Davila pero conocido por infinidad de sobrenombres, como por ejemplo el galán, el justado (por su habilidad en torneos y justas) Pedrarias o “Furor Domini -Ira de Diós” (por su carácter de mil demonios y su crueldad tanto con los nativos sudamericanos como con los subalternos de su propia nación).


Pedro Arias Davila

Pedrarias Davila ha pasado a la historia como uno de los conquistadores más odiados y con peor reputación de todos aquellos hombres que fueron a la conquista del Nuevo Mundo.
Hijo de Pedro Arias Davila “El Valiente” aristócrata destacado en el reinado de Enrique IV de Castilla y nieto del judeoconverso Diego Arias Davila, el cual fue Contador Mayor de Castillas, el futuro “Pedrarias” vio la luz en el seno de una de las familias más importantes de la élite segoviana en el año 1440. Como no podía ser de otro modo para un joven de su alcurnia pasó su infancia en la corte de Enrique IV de Castilla y después en la de los Reyes Católicos.
Con el paso de los años el joven “Pedrarias” llegó a ser un experto militar y uno de los más afamados generales de los Reyes Católicos, distinguiéndose en la Guerra de Granada, las de Portugal y Francia y especialmente en las de África (1508-1511) participando en la Toma de Orán (1509) y la Toma de Bugía (1510) siendo el primero en escalar los muros de la plaza después de eliminar al alférez musulmán que la custodiaba lo cual le valió el engrandecimiento de su persona y su familia.
Sus andanzas por el Nuevo Mundo comenzaron con el cargo de primer Gobernador y Capitán General de Castilla del Oro (territorio formado por lo que hoy día sería Nicaragua, Costa Rica, Panamá y Norte de Colombia) en el año 1513 y asumiendo su cargo en 1514, cuando ya la juventud hacía tiempo que había abandonado su cuerpo.

La zona conocida como Castilla del Oro

Según los documentos que hablan de él, se trataba de un hombre taciturno, ambicioso, cruel y extraño. Se le atribuyen actos como el de llevar a cabo cacerías de indios como si de animales se tratasen, azuzándoles sus perros de guerra para que los destrozaran a dentelladas. Aunque uno de sus comportamientos más extraños es el portar en todos sus viajes su propio ataúd. Se dice que este extraño hecho era debido a que cuando “Pedrarias” era más joven padeció una dolencia que lo llevó a dicha caja, mientras los suyos lo velaban empezaron a escuchar ruidos extraños dentro del féretro y al abrirlo con toda la sorpresa y espanto del mundo encontraron al segoviano vivo y desorientado.
Algunos antropólogos forenses han llegado a la conclusión de que el conquistador, padeció de catalepsia o posiblemente de alguna enfermedad cardiovascular imposible de detectar en aquellas épocas.
Continuando con sus hechos más destacados en el Nuevo Mundo podemos destacar la fundación de la antigua ciudad de Panamá (Panamá la vieja) y Natá de los Caballeros sin dejar de lado los conflictos que mantuvo con otros conquistadores como Francisco Hernández de Córdoba y con Vasco Núñez de Balboa el prometido de una de sus hijas.
Balboa y “Pedrarias” intentaron mantener las apariencias, pero la desconfianza y el odio mutuos les llevaron a una guerra fría durante los primeros tiempos de relación entre ellos.
Pedro Arias Davila esperaba con urgencia ordenes de la Corona Española para poder juzgar a Balboa por sus actos, pero en 1515 con la llegada de dos carabelas provenientes de La Española que portaban noticias de la península, sus planes quedaron en agua de borrajas, ya que el Rey Español quería nombrar a Vasco Núñez de Balboa gobernador de Panamá y Coiba y adelantado del Mar del Sur e instaba al segoviano a apoyarlo en todo lo posible.

Vasco Núñez de Balboa en el Pacífico

A la muerte de Fernando el Católico, los enemigos de “Pedrarias” encabezados por Bartolomé de las Casas, lograron convencer al Rey Carlos I de la crueldad y maldad del Gobernador de Castilla del Oro. El rey acordó sustituirlo lo antes posible por Lope de Sosa (Gobernador de Canarias).
Davila en uno de sus tantos arrebatos de furia y odio, señaló a Balboa de ser el culpable de su desdicha y lo acusó de rebeldía contra la Corona, apresándolo y haciéndolo procesar de un modo muy oscuro con lo que Balboa acabó siendo decapitado en Enero de 1519.
Lope de Sosa arribó a tierras sudamericanas en mayo de 1520, pero no pudo hacerse cargo de su puesto ya que llegó siendo cadáver, a Davila volvía a sonreírle la fortuna. Mientras tanto el conquistador  había enviado a su mujer Isabel de Bobadilla y Peñalosa (la primera mujer noble que había llegado al nuevo mundo) y a uno de sus hijos a la corte del nuevo Rey Castellano para agasajarlo con riquezas y así poder mantener su cargo, lo que funcionó durante un tiempo.
“Furor Domini” continuó con sus rencillas contra otros conquistadores matando y decapitando de igual modo a Francisco Hernández de Córdoba.

Francisco Hernández de Córdoba representado en billetes nicaragüenses

Finalmente las acusaciones formuladas contra su persona por todos los agravios llevados a cabo durante su estancia en el Nuevo Mundo, llevaron al extraño conquistador a ser depuesto de su cargo como Gobernador de Castilla de Oro, aunque después de una maniobra política consiguió aún ostentar el título de Gobernador de Nicaragua hasta el día de su muerte que acaeció el 6 de Marzo de 1531 en la ciudad de León Viejo (Nicaragua).
Este personaje tan controvertido, tan oscuro, tan denostado por la historia, consiguió con sus argucias mantenerse en el poder de un modo u otro hasta su muerte. Sus crueldades eran conocidas en el Viejo y en el Nuevo Mundo, aún así consiguió morir de anciano y no con la cabeza separada de su cuerpo como muchos de sus compañeros. Cierto es que la historia la escriben los vencedores, y Davila tenía muchos enemigos, lo que es una realidad es que era un hombre sin escrúpulos y sin remordimientos pero nunca sabremos a ciencia cierta si esta leyenda tan oscura en algún momento tuvo espacios de luz.
Sus supuestos restos fueron encontrados en el año 2000 por el gobierno de Nicaragua, junto a los de su enemigo Francisco Hernández de Córdoba en el presbiterio de la iglesia de la Merced de la anteriormente referida ciudad de León. Ambos fueron sepultados en el Memorial de los Fundadores.
Fernández de Córdoba fue honrado con 21 cañonazos del ejército Nicaragüense y sepultado con honor, mientras que los de Dávila fueron sepultados a los pies del anterior sin ningún tipo de honor.

Así termina la historia del conquistador más odiado de las Américas, enterrado sin honor y a los pies de uno de los hombres que decapitó llevado por su odio.

domingo, 5 de noviembre de 2017

Hydna de Escíone la heroína olvidada de la Grecia Clásica

Leónidas I de Esparta, Temístocles de Atenas, Jerjes I, todos ellos son personajes muy importantes en lo que el denominado conflicto de las Guerras Médicas entre griegos y persas, figuras históricas tan famosas que han llegado hasta nuestros días, miles de años después de su muerte. Existen películas, cómics, merchandising y un largo etc sobre ellos, pero como siempre la historia olvida a personajes que han llevando a cabo hitos heroicos y dignos de mención y de recuerdo. Este es el caso de Hydna de Escíone (también conocida como Cyana de Escíone).

Gerard Butler actuando como Leónidas I en la película 300

La joven Hydna era hija del mejor nadador y buzo de la época, Escílias de Escíone, y como era de esperar su padre la crió en el mar, con lo que aprendió a nadar y a bucear desde temprana edad, convirtiéndose con el paso de los años en una de las mejores nadadoras y buceadoras de toda Grecia.
Su proeza más famosa, y por la que llegó a ser una de las heroínas de su patria sucedió durante las Segundas Guerras Médicas, y el intento por parte de Jerjes I de Persia de conquistar tierras helénicas.

Territorio donde sucedieron gran parte de las Guerras Médicas

El hecho acaeció, cuando la flota persa tuvo que amarrar y anclar sus naves cerca de las costas del monte Pelión, a causa de una fuerte tormenta que amenazaba con hundir parte de la armada de Jerjes. Los persas venían de derrotar a Leónidas de Esparta en la Batalla de las Termópilas, y el siguiente paso era acabar con las naves griegas que le saliesen al paso, todo indicaba que esa batalla se llevaría a cabo en Salamina.
Hydna y su padre Escílias valientemente se ofrecieron a prestar su ayuda a las tropas griegas, y les plantearon un plan donde ellos nadarían hasta las naves persas y las sabotearían en medio de la fuerte tormenta.

Representación de Escílias y Hydna cortando amarres de naves persas

Se dice que en la noche del ataque padre e hija, nadaron cerca de 10 millas en mar agitado y bravío hasta llegar donde estaba anclada la armada persa, silenciosamente fueron cortando los amarres de numerosos barcos, al dejarlos sin anclajes las naves fueron moviéndose sin control provocando numerosos daños y hundiendo un gran numero de ellas.
El retraso resultante de este sabotaje ayudó a los griegos a reforzar y mejorar su flota lo que conllevó a la posterior victoria helénica en la Batalla de Salamina.

Mapa de la Batalla de Salamina

Según Pausanias, después de este hecho sin precedentes, los griegos erigieron dos estatuas en el Templo de Delfos el lugar más sagrado de la Grecia clásica en honor al padre y a la hija. Se dice que durante el gobierno de Nerón en Roma, esas estatuas fueron saqueadas y llevadas a tierras del Lacio por mandato del emperador.

Como podemos ver con Hydna la historia una vez más fue ingrata, y dejó en el olvido a una mujer valiente y fuerte que ayudó a su patria a vencer a sus enemigos, en este artículo quiero que su memoria siga presente.

Para leer más sobre la Grecia Clásica aquí os dejo un enlace sobre un blog recomendado:
https://antenahistoria.wordpress.com/2016/04/13/ah-20-esto-es-esparta/

sábado, 7 de octubre de 2017

La casi extinción del gato en Europa y su relación con la Peste Negra

Una de las mascotas más fotografiadas, filmadas y que más aparece en las redes sociales por sus gracias y su belleza es el gato.
Lo que muchas personas no saben, es que este pequeño felino tan amado en la actualidad, estuvo a punto de extinguirse en Europa hacia el siglo XIV, en gran parte a causa de las creencias religiosas de la época.

El gato negro, uno de los más odiados en la Europa Medieval

El cristianismo lo estigmatizó, ya que el gato era un animal adorado en muchos cultos paganos, como por ejemplo en el de la diosa nórdica Freya (muchas veces representada por un carro tirado por gatos). A parte de los cultos paganos el gato, también fue asociado a prácticas satánicas y demoníacas, a la mala suerte, a prácticas de hechicería y brujería.

La diosa nórdica Freya montada en su carro tirado por gatos

Se creía que dicho animal tenía poderes sobrenaturales, que el diablo podía transformarse en uno de ellos, también que eran aprendices de los brujos/as y una infinidad más de cualidades negativas.
La Iglesia Católica fue una de las grandes culpables de la casi extinción del gato común en Europa, en una más de sus tantas afirmaciones/ leyes sin fundamento, algunos de sus más altos cargos llegaron a afirmar que:

-           El demonio tenía forma de gato (Papa Gregorio IX, 1227)
-           El demonio puede tomar las formas de un sapo o un gato (Guillermo de Auvernia, obispo de   París, 1230)
-           Los Templarios son acusados de herejía, entre otras cosas por adorar a un gato negro, y llevar   a cabo prácticas sexuales anormales (Papa Clemente V, 1300)
-          El sacrificio de los gatos era algo bueno a los ojos de Dios, y desde la Iglesia se alentaba a       quemarlos en las fiestas populares (Papa Inocencio VIII, 1484)

Asociación del gato y el demonio 

En definitiva, el gato pasó de ser un animal querido, que ayudaba a eliminar las plagas de ratas y ratones de las casas, establos y graneros, a ser un animal odiado y rechazado por la sociedad medieval.
El odio llegó a tal extremo que el gato durante siglos fue objeto de las más crueles torturas, quemados en las hogueras con personas acusadas de brujería, quemados y torturados en las fiestas populares, si se podía se les mataba de pequeños por la creencia popular que decía que a los 9 años se convertía en brujos poderosos, y un largo etcétera de creencias dementes y sin sentido.
A causa de todo ello, este felino fue el gran ausente cuando la Peste Negra del siglo XIV comenzó a propagarse por toda Europa. Las ratas negras principal vector de propagación de la enfermedad campaban a sus anchas por toda Europa y sus pulgas infectadas con la bacteria Y.Pestis eran su principal arma, cuando las ratas morían las pulgas tenían que buscar un nuevo hogar, y ese nuevo hogar en muchas ocasiones era humano.

Bacteria Y.Pestis


La Peste acabó con más del 50% de la población europea, se estima que unos 50 millones de personas de una población total de 85 millones, y en gran parte la culpa fue de los propios humanos, que llevados por la locura y la falta de cultura típica de la época, llevaron a cabo la matanza indiscriminada de uno de los principales depredadores de la rata negra, consiguiendo así destruir una cadena trófica natural que con toda certeza hubiese conseguido disminuir la alta mortandad de población a causa de la Peste Negra. 

martes, 16 de mayo de 2017

Locura y demencia en la historia de las monarquías

La enfermedad y la Parca, es lo único que realmente iguala a los poderosos y a la gente común, ya que por mucho dinero que se posea, estos dos hechos acaban por alcanzar a todos los mortales más tarde o más temprano.
Muchos personajes históricos ricos y poderosos, entre ellos monarcas y emperadores han pasado a la posteridad a causa de sus diferentes patologías (sobre todo mentales) y sus excesos en vida.
El Imperio Romano del que podemos decir que es uno de los padres de la sociedad occidental actual, es un claro ejemplo de personajes dementes, en toda su larga historia.
Algunos de ellos son claramente conocidos:

Emperador Calígula del Imperio Romano

Busto de Calígula

Gaius Julios Caesar Augustus Germanicus, nacido en el año (n.12-f.41). Conocido mundialmente como Calígula (botitas), apodo que le pusieron los soldados romanos cuando su padre le hacia acompañarlo a sus campañas militares vestido con todo el equipo de soldado romano en miniatura.
Lo que jamás pensaron esos guerreros, endurecidos en cientos de batallas es en lo que se transformaría su querido Calígula (nombre proveniente del calzado de los soldados romanos llamado caligae).
Cuando este miembro de la familia Julio-Claudia llegó al poder, sus principios fueron esperanzadores para el Imperio, ya que fue generoso con la plebe y la soldadesca pero todo este buen hacer duró muy poco.
Caligula cayó enfermo al poco de su mandato, a causa de una fuerte patología y después de su sanación es cuando empezó el infierno.
Sus episodios dementes son de sobra conocidos. El cine, la literatura y la leyenda nos han hecho llegar muchos de sus actos hasta día de hoy.
Entre ellos podemos destacar algunos de los más conocidos. Como su sed sangre, llegando a asesinar a personas de su familia y de sus círculos cercanos de una manera cruel y bárbara, mandar acabar con las vidas de gente pudiente para quedarse con sus riquezas sin ningún tipo de juicio ni acusación, y transformar en fenecido a cualquier persona que desagradase al Cesar.
Tener relaciones sexuales con sus hermanas, y con las mujeres de sus súbditos llegando a forzar a muchas de ellas delante de sus propios maridos.
Dinamitar las arcas públicas en edificaciones megalómanas, como un puente movible para poder atravesar zonas de agua a lomos de su caballo. Unas caballerizas de mármol y pesebres de marfil para su montura hispana favorita de nombre “Incitatus”, al que finalmente acabó dándole una extensa villa con jardines y 18 sirvientes para su cuidado personal, y llegándolo a nombrar cónsul ante la pasividad del Senado.
Sus bacanales eran conocidas por su cúmulo de excesos, donde la comida abundaba mezclada  junto a oro y otros metales preciosos  que eran ingeridos junto a los víveres, el sexo se practicaba en cualquier lugar y con cualquier persona, y las Cesar y sus compañeros.
Forzó al suicidio a muchas personas exiliadas y a todos los que habían prometido dar su vida si el emperador se recuperaba de su enfermedad.
Llegó ha hacer violar a una niña de menos de diez años, para así mandar matarla diciendo que después de la desfloración había dejado de ser una niña y ya podía recibir la pena de muerte.
Durante su mandato de aproximadamente cuatro años, la sangre y la locura corrió por el Imperio Romano, hasta que el emperador fue asesinado a manos de la guardia pretoriana y algunos senadores, siendo apuñalado mientras se dirigía a un grupo de jóvenes actores durante el transcurso de unos festejos.
Hoy día se barajan varias posibilidades de el porque de este comportamiento por parte de Calígula. Algunos lo achacan a que era excesivamente bebedor y sumado a la epilepsia desencadenó un comportamiento demente. Otros dicen que simplemente era su carácter, un carácter narcisista, egoísta, envidioso, manipulador y cruel. Y por último una de las teorías explica que en aquella época la ingesta de plomo con comidas y bebidas era excesivamente alta, y eso conllevó que el emperador enloqueciese.
También explicar, que mucha información que llegó hasta día de hoy, es de antiguos detractores de Calígula, y con ello podemos pensar que seguramente todas esas atrocidades tendrán parte de amarillismo.

Otros emperadores de los que se conoce algún tipo de disfunción física o psíquica podrían ser Nerón, Heliogábalo, Marco Aurelio Cómodo entre otros.

Justino II Emperador Romano de Oriente 

Moneda con la efigie de Justino II

En el Imperio Romano de Oriente y futuro Bizancio, podemos encontrar un caso claro de locura en el poder, y este el caso de Flavius Iustinus Iunior Augustus nacido en 520 y fallecido en 578, mejor conocido como Justino II.
En grandes rasgos fue un mandatario pasivo y sin gran carisma, su política fue claramente ineficaz y bélicamente no consiguió grandes triunfos, en cambio si grandes derrotas. Por lo que si llegó a la fama fue por sus actos de locura en los últimos años de mandato.
Sus actos eran incontrolables, de pronto ofrecía síntomas incontrolables de furia y agresividad, intentaba emular al futuro Superman amenazando con defenestrase, mordía con furia a sus visitantes y siervos, atacando preferiblemente a la cabeza. Escuchaba voces en su cabeza que le atormentaban y atemorizaban.
Según Juan de Éfeso  se dice que la gente de palacio llegó a construirle una especie de trono con ruedas, para entretenerlo mientras lo paseaban por palacio a gran velocidad, para gran felicidad y ocio del gobernador.
No se sabe con claridad que clase de patología subyacía en la mente de Justino II, pero por lo que parece, podría ser una especie de demencia o esquizofrenia., ya que sus actos en sus últimos años no eran para nada normales.

Rey Carlos VI de Francia

Pintura de Carlos VI de Francia

Entrando en el Medievo Europeo, podemos encontrar en tierras galas al Rey Carlos VI (n.1368 – f.1422) Antes de enloquecer, su gobierno fue bastante eficaz y se desempeñó en las guerras contra Inglaterra de modo solvente, pero todo esto acabó cuando rondaba los 25 años de edad, cuando comenzó a sufrir los primeros episodios psicóticos que jamás le abandonarían en toda su existencia. La medicina actual dice que su patología se podría haber tratado de esquizofrenia o de trastorno bipolar, algo que hoy día es cada vez más recurrente, pero que en aquella época era algo realmente extraño o inusual.
Su patología, le llevaba a huir aterrorizado de su esposa al no reconocerla, no saber que era rey de Francia, no reconocer a sus hijos ni saber como se llamaba, andaba por su palacio aullando a la luna cual lobo de los bosques, tuvo fobia al agua y no se bañaba en meses, e incluso en ocasiones pensaba su piel y su carne estaba hecha de vidrio.
Nunca sabremos cual era su dolencia a ciencia cierta, pero lo que si sabemos es que el día que falleció, la corona francesa se quedó descansando como a perro que le quitan pulgas.

Emperador Zhu Houzhao de China

Pintura asiática del emperador loco

En las lejanas tierras orientales de China existió un emperador un poco particular, su nombre era Zhengde de nacimiento Zhu Houzhao  (n.1491 – f.1521) y fue el décimo emperador de la dinastía Ming.
Al leer el apellido de esta famosa familia imperial asiática, pensaréis que este personaje tendría que haber sido alguien importante, pero nada más lejos de la realidad.
Su gobierno fue un total desastre, tanto económicamente como políticamente. Al emperador no le interesaba nada de eso, y se daba a los juegos palaciegos, a disfrazarse de plebeyo, beber como una esponja, drogarse de todas las maneras posibles y dejarse llevar por un frenesí sexual sin límites. Su reinado fue relativamente corto, pero lo suficientemente largo como para dejar las arcas del estado temblando. Seguramente los únicos que se apenaron de su muerte fueron los fabricantes de alcohol y sus camellos particulares.

Rey Erik XIV de Suecia

El rey nórdico Erik

En este peculiar viaje ahora nos toca arribar hasta las frías tierras escandinavas de Suecia, y explicar la extraña vida del Rey Erik XIV  de Suecia (n.1533 – f1577).
Como gobernante, fue belicoso, anexionando territorios a la corona de Suecia como puede ser la actual Estonia y manteniendo conflictos con sus países vecinos para mantener sus intereses territoriales.
Hasta aquí podría ser todo normal pensando en un monarca de su época, pero el problema se generó cuando empezó a pensar que mucha de su gente allegada intentaba atentar contra su persona. La paranoia empezó a arraigar en su cerebro, y el rey comenzó a ver fantasmas en todos los rincones, llegando al punto de encarcelar y ejecutar a cualquier persona que le pareciese sospechosa, llegando a mandar asesinar incluso a gentes que le ofrecían una sonrisa.
Es claro que la paranoia del rey era un hecho irrefutable, pero al observar como murió, nos hace pensar que posiblemente el monarca Erik XIV no estaba tan equivocado, ya que acabó sus días envenenado.

Sultán Ibrahim I de Turquía

Ibrahim I de los otomanos

Bastantes años después y transportándonos a la península Anatolica allí nos esperaría un sultán con gustos muy fetichistas. Su nombre era Ibrahim I (n. 1615 – 1648), apodado “el loco” como casi todos los otros monarcas de este artículo.
Su gobierno como el de casi todos nuestros protagonista fue una ruina, y estuvo a punto de llevar al Imperio Otomano al colapso absoluto y a un punto de no retorno.
Si Ibrahim I, es conocido por algo, es por su crueldad y sus pocos escrúpulos, por su depresión a causa de la muerte de su hermano, y por el amor y devoción a las mujeres obesas, contra más obesas mejor, llegando a enviar emisarios por todas sus tierras con la misión de buscar a la joya rodeada de carne que le haría feliz.
Cuando llegó ese día, nos podemos imaginar la cara radiante y exultante del Sultán. La mujer había sido encontrada en tierras de Armenia o Georgia, pero a Ibrahim I eso no le importaba.
A esta Venus (del paleolítico), le había tocado el gordo y nunca mejor dicho, ya que nuestro noble personaje la colmó de regalos y poderes, llegando incluso a regalarle una pensión gubernamental y un puesto de confianza en su gobierno.
El monarca nunca había sido aficionado a la política, pero un día empezó a encontrarle el gustillo, y se dedico a ejecutar visires sin ningún tipo de miramiento, a más a más declaró la guerra a Venecia, y fue derrotado estrepitosamente.
Finalmente, las cúpulas de poder otomano depusieron y asesinaron al sultán y así acabó la historia de un fetichista redomado.

Rey Jorge III de Inglaterra

Óleo de Jorge III de Inglaterra

Los hijos de la Gran Bretaña e Irlanda, también tuvieron su parte del pastel, para no ser menos que ninguna de las otras naciones. En su caso, el monarca problemático fue un tal Jorge III (n.1738 – f.1920) de la casa “Hannover”, una familia prolífica en gente algo especial.
Dicho rey, aunque consiguió varios hitos para su país, siempre será recordado por la perdida de las colonias americanas, y a parte de ello por sus desequilibrios mentales los cuales muchos estudiosos achacan a que padecía porfíria.
Si su dolencia fue porfíria o alguna otra enfermedad, causó estragos en la mente de Jorge III, en 1811, fue confinado en castillo de Windsor ya que su estado basal, era una permanente locura.
Entre sus comportamientos desequilibrados más famosos, están el hablar solo durante horas, y cuando le preguntaban contestaba que con quien compartía conversaciones eran seres celestiales. Esto hoy día daría para un capítulo de algunos programas de Discovery Max. En otra ocasión saludó a un roble dándole la mano diciendo que estaba saludando al rey de Prusia.
Su muerte no fue nada agradable, según cuentan los cronistas antes de morir sufrió un gran ataque de locura, y durante 58 horas seguidas habló sin parar palabras inconexas y sin sentido, después de lo cual entró en coma y falleció semanas después.

Rey Christian VII de Dinamarca

El extraño rey Christian VII

Más o menos en la misma época que nuestro último protagonista, en la península de Jutlandia vio la luz otro monarca algo especial. Su nombre era Christian VII de Dinamarca (n. 1749 – f.1808).
Su vida antes de su nacimiento ya fue difícil, su padre era alcohólico y como está demostrado científicamente hoy día eso afecta al feto. Al nacer y crecer, sus profesores fueron duros con él, y su enfermedad salió a relucir a temprana edad.
Jamás pudo tomar el mando del gobierno realmente, y después de un matrimonio sin amor de por medio, se dio a una vida de excesos y libertinaje. Junto a varios compañeros y a su amiga la prostituta Anna Cathrine Benthagen, comenzó a visitar burdeles de Cophenaghen, a darse a orgías inacabables y a protagonizar líos y peleas con la autoridad. Hoy día sería un personaje asiduo de las revistas del corazón.
A causa de dichos problemas la pobre Anna fue exiliada al poco tiempo para apartarla del rey, y así terminar la mala influencia que ejercía sobre el monarca. No lo consiguieron y Christian siguió haciendo de las suyas, cuando había reuniones de la nobleza y alta sociedad en palacio, el rey disfrutaba arrojando comida a la cara de los ministros y gente pudiente u observándolos con los ojos entrecerrados hasta que el observado se ponía nervioso y se asustaba. Otro de sus divertimentos, era abofetear a gente así porque sí, y saltar a sus espaldas cuando le hacían una reverencia.
Todas estas cosas, no son nada comparable a la excentricidad más conocida en su historia, y esa era la de masturbarse continuamente, estuviese donde estuviese, y estuviera quien estuviera.
Hoy día, y después de estudiar la historia detenidamente se ha llegado a la conclusión de que el monarca danés sufría de esquizofrenia y algo del complejo de Peter Pan.

Sultán Farouk de Egipto

Farouk de Egipto el más cercano a nuestros tiempos

El último mandamás del que hablaremos es un personaje más cercano a todos los que hemos nacido en el siglo XX, y este es el sultán Farouk de Egipto (n.1920- f.1965).
Comenzó a gobernar a la temprana edad de 16 años, y como muchos reyes niños acabó haciendo de las suyas.  Se divinizó así mismo, como los antiguos faraones de Egipto, diciendo que él era descendiente directo de Mahoma.
En sus celebraciones era fastuoso, gastaba grandísimas sumas de dinero mientras su pueblo pasaba dificultades para así demostrar quien es el que tenía la sartén por el mango. En una ocasión, ganó una partida de póker con un trío reyes diciendo que tenia “un poker” ya que él era el cuarto rey a lo que nadie tuvo nada que decir.
Uno de sus hechos de locura transitoria más famosos, fue la noche que soñó que era atacado y masacrado por un león, a lo que el sultán al despertar respondió, matando a todos los felinos posibles del zoológico a tiros.
Otro de sus problemas patológicos, es que al final de su reinado engullía la comida y la bebida como una auténtica bestia, llegando a pesar más de 135 kg.
Cuando fue derrocado por el estado militar de Egipto, se descubrió en su palacio todo tipo de objetos por los que el sultán sentía devoción, como pueden ser colecciones de monedas, cómics de gran valor a parte de un gran extenso material pornográfico de la época.

Como resumen final, podemos decir que estos monarcas y emperadores, son solo un ejemplo de otros muchos que pasaron a la historia por sus problemas mentales y físicos, más que por su gobierno. Otros ejemplos serían, Sancho el Craso, Catalina d’Este, Ivan el Terrible y un largísimo etc.
La enfermedad y la muerte nos llega a todos, la única diferencia es en el caso de algunos es con los bolsillos llenos, y en el de otros con los bolsillos vacios. 

sábado, 22 de abril de 2017

La misteriosa Plaza Sant Felip Neri de Barcelona

Una de las joyas escondidas de Barcelona, y en particular del Barrio Gótico de la ciudad es la pequeña y misteriosa Plaza de Sant Felip Neri, la cual recibe su nombre por la iglesia barroca del siglo XVIII de nombre homónimo que la preside.

Aunque es un enclave pequeño y bastante escondido, no por ello deja de tener un buen puñado de historia, como por ejemplo el de su construcción, ya que fue erigida sobre un antiguo cementerio medieval de la ciudad Condal, pero posiblemente los sucesos más famosos y misteriosos que envuelven a esta plaza son los que están grabados a fuego en las paredes de la iglesia de dicho lugar.

Paredes con marcas de metralla 

Estos «grabados» no son otra cosa que marcas de metralla, o de disparos producidos por el bando nacional durante la Guerra Civil Española. Hoy día existen dos versiones sobre estas marcas.

La primera, es en la que se explica que las marcas son fruto de que durante la Guerra Civil Española se fusilaban a personas apoyándolas contra la pared de la iglesia, y la segunda, y a mi parecer más verosímil, es que las marcas fueron la secuela de un bombardeo de la aviación del bando nacional, el cual  prácticamente destruyó por completo la plaza y las casas adyacentes el 30 de enero de 1938, y que aparte de los daños materiales causó cuarenta y dos víctimas mortales, en su mayoría niños que habían ido a refugiarse a los subterráneos de la iglesia.

Gente apoyada en la pequeña fuente de la plaza

La reconstrucción de la plaza después de esta gran tragedia ‒tanto humana como material‒ fue dirigida por el arquitecto catalán Adolf Florensa (Lleida 1889 – Barcelona 1968) que decidió mantener las marcas en la fachada de la iglesia como recuerdo a la barbarie que es la guerra, construir una pequeña fuente de base octogonal  y adaptar dos fachadas de estilo renacentista en los edificios que rodean la pequeña placita. Actualmente uno de los edificios está dedicado al museo del calzado de Barcelona.


Como consejo de un amante del arte y la historia, os recomiendo que si estáis de paso o sois residentes de Barcelona y tenéis tiempo, os acerquéis hasta éste pequeño oasis, os sentéis en el borde de la pequeña fuente y os dejéis llevar por la historia y por el silencio que normalmente existe en el lugar.

Músico itinerante amenizando el lugar